Locales | 29/06/2018
Editorial
Esperanza es sinónimo de cooperativa 
El 29 de junio de 2017 algo cambió en las vidas de las mujeres y los hombres que hoy somos la Cooperativa de Trabajo El Correo de Firmat Ltda. Ese día empezamos un nuevo camino, tuvimos una nueva oportunidad, volvimos a nacer. Tiempo más tarde nos convertimos oficialmente en una cooperativa.
El 29 de junio de 2017 empezamos a ejercer un nuevo modo de trabajo, una nueva manera de vida. Ese día, los trabajadores nos pusimos al frente de uno de los medios más importantes del sur profundo de la Provincia: El Correo de Firmat.

Desde aquel día, los aciertos y los errores, los logros y los asuntos pendientes, los proyectos y los desafíos, comenzaron a depender de todo el grupo. La responsabilidad comenzó a ser compartida. Solidaridad, democracia, compromiso, dejaron de ser meras palabras y comenzaron a ser un desafío cotidiano, una labor diaria.

Inmersos en un país con grandes dificultades, en una ciudad con problemas laborales crecientes, iniciamos la ardua tarea de defender nuestro trabajo, de dignificarlo, de construir un nosotros, de ser un equipo, de recuperar la mística del medio que vio crecer a Firmat y la región, de seguir siendo el medio de comunicación que relata el presente y escribe la historia de las miles de personas que habitan en este rincón del mundo.

No fue fácil. No es fácil. Sin embargo, la confianza de nuestros lectores, el apoyo de empresas locales, de profesionales, de instituciones, de actores del Estado y el compañerismo de hombres y mujeres que son parte del equipo grande de El Correo, hacen que hoy celebremos la decisión de ser una cooperativa, de ejercer democráticamente la conducción de El Correo de Firmat.

En este mundo que promueve la individualidad, que pondera el sálvese quien pueda, las personas que formamos esta cooperativa de trabajo ponderamos el trabajo autogestivo. Ser una cooperativa es una opción llena de esperanzas, llena de oportunidades. En esta cooperativa todos somos iguales, todos decidimos -a fuerza de debates y acuerdos- hacia dónde ir.

A diferencia de otras empresas, en la cooperativa los trabajadores no somos una opción de ajuste, un gasto, un problema. Somos una oportunidad, somos esperanza.   

En octubre El Correo de Firmat cumplirá 104 años de vida. Ese festejo será posible gracias a muchos hombres y mujeres que a lo largo del tiempo sostuvieron en pie este medio de comunicación, el cual siempre apostó a informar con la verdad, a opinar con respeto, a dar voz a todas las voces. Ese festejo será posible porque la organización cooperativa permitió -y permite- que El Correo siga siendo de Firmat, siga siendo de los firmatenses.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.