Firmat, domingo, 05 de diciembre de 2021
Edición Digital Nro: 872
 

Archivo | Busqueda avanzada

Deportes | 27/10/2021
Deporte y salud | Por Juan García
Trabajos que regeneran
Hace poco tiempo en el gimnasio, un grupo de deportistas planteaban que estaban “destruidos” por la carga de sus entrenamientos, la sensación de no rendir al cien por cien y que emocionalmente estaban “preocupados” por todo lo que se les venía como desafío deportivo.

Dada esa conversación “catártica”, les comente lo que es un entrenamiento regenerativo y eso pretendo hacer hoy en esta columna.

Demos comienzo con la premisa de que para lograr los objetivos como deportista, ya sea en un gimnasio, corriendo por las calles o dentro de una cancha, se deben respetar a rajatabla todas las planificaciones que nos pasan los profesores encargados de nuestros entrenamientos. Ellos son quienes planifican las sesiones diarias donde algunas son de velocidad, otras de resistencia, fuerza, fuerza-potencia y existen las que son regenerativas.

Quiero aclarar antes de seguir esta nota, que yo llamo deportista a todo aquel que haga actividad física, ya sea de manera competitiva o por afición.

Luego de esta aclaración, prosigo contándoles que los ejercicios o sesiones regenerativas son una parte fundamental dentro de la planificación anual, mensual, semanal y de sesión diaria de todos los entrenamientos de los deportistas.

Si bien al realizarlos parecen tener poca importancia dentro de la rutina, porque se requiere de un menor esfuerzo, lo cierto es que son pilares fundamentales para lograr un buen rendimiento físico y psíquico.

Tenemos que tener en claro que al realizar un entrenamiento exigente, nuestros tejidos, músculos, cartílagos, ligamentos y los huesos sufren pequeños daños, que más tarde, en la fase de recuperación, nuestro organismo se encarga de reparar.

Pero el arreglo de estas partes dañadas deriva en dejar al cuerpo un poco mejor a cómo estaba y con una mayor preparación para lo que viene. Con esta situación, el cuerpo quedará fortalecido y más preparado para las sesiones venideras.

Dentro de ese contexto entran los entrenamientos regenerativos, que están hechos a intensidades muy bajas y con tiempo no demasiado prolongado, con una duración que va entre los 20 y 40 minutos, aproximadamente. Son más distendidos y aseguro que el cuerpo y la cabeza los agradecen.

¿Qué nos pasa en el cuerpo?

Los músculos, al ponerse a trabajar, requieren más oxígeno que llega a través de la sangre y al hacerlo dentro de la sesión de “entrenamiento regenerativo”, no se generan nuevos residuos metabólicos o se acumula fatiga (muchas veces esta fatiga es producida por el ácido láctico), dado que esta sesión planificada consta de un período de tiempo corto y una intensidad baja.

Obviamente, si se falla en alguno de los aspectos del entrenamiento regenerativo (si se extiende el entrenamiento o se va a un ritmo mayor), se estará aumentando el desgaste y cansancio.

La intensidad del entrenamiento en deportistas de campo o calle pueden hacerlo a través de pulsaciones si se entrena con un pulsómetro, donde lo aconsejable es correr entre el 50 % y el 65 % de la frecuencia cardíaca máxima. Este tipo de entrenamiento lo podemos medir de manera más casera, sabiendo que el atleta se puede desplazar mientras logra hablar con total comodidad manteniendo una conversación con otra persona o a través de la Escala de Borg.

Otro tipo de alternativa es hacer “entrenamientos cruzados”, donde cambiar de disciplina, como andar en bici o hacer acua-gym o sesión de Pilates, permite la pronta recuperación de nuestro cuerpo dado principalmente a que tienen poco impacto.

Es importante remarcar que no se debe sentir cansancio luego de realizar los entrenamientos regenerativos. Por este motivo, es un error suponer que los ejercicios de calidad son simplemente los que nos permiten trabajar la velocidad, fuerza o resistencia, sino que cada ejercicio cum- ple una función importante, dentro de un contexto, que beneficia la conquista de nuestros objetivos.

Todo entrenamiento tiene una razón de ser y una forma de ejecutarse. Estoy seguro que si entrenan con profesores capacitados que planifiquen y enseñen como corresponde, no va a existir entrenamiento aburrido o entrenamiento duro. ¡Todos serán buenos entrenamientos!
Periodista/Fuente: Por Juan Andrés García (Profesor Nacional de Educación Física)
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.